Para montar una cubierta, lo primero que hay que saber es donde está situada la nave.

La temperatura, las lluvias, la inclinación, lo que se va a hacer en la nave, etc.

No es lo mismo, que sea un almacén, que haya gente debajo trabajando, ya que si solo va a ser almacén, tal vez con una chapa simple sea suficiente. En cambio sí va a haber gente trabajando, tal vez interese que la cubierta esté aislada con un panel sándwich, e incluso tal vez interese poner panel de lana de roca para evitar que un posible incendio se extienda por toda la nave, y que se añadan traslucido o lucernarios para que entre algo de luz a la nave.

También influye si es zona de nevadas/granizadas o es una zona que apenas llueve. La nieve el problema que tiene es que se acumula, por tanto hay que pensar el peso que podría aguantar la cubierta sin hundirse.

El aire es otro de los grandes enemigos de las cubiertas, con que tan solo una pieza no esté bien anclada, puede volarse y en Zaragoza el cierzo nos lo pone difícil a las empresas que nos dedicamos a esto.

Porque no es solo que un panel se vuele y haya que cambiarlo, sino que además puede dañar otras piezas, o caer encima de algo o de alguien en la calle.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

IMAGEN 1

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

IMAGEN 2

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

IMAGEN 3

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

IMAGEN 4